Jean auguste dominique ingres

Jean auguste dominique ingres

Angelica kauffman

Jean-Auguste-Dominique Ingres (/ˈæŋɡrə, ˈæ̃ɡrə/ ANG-grə, francés:  [ʒɑ̃ oɡyst dɔminik ɛ̃ɡʁ]; 29 de agosto de 1780 – 14 de enero de 1867) fue un pintor neoclásico francés. Ingres estaba profundamente influenciado por las tradiciones artísticas del pasado y aspiraba a convertirse en el guardián de la ortodoxia académica frente al estilo romántico ascendente. Aunque se consideraba un pintor de historia en la tradición de Nicolas Poussin y Jacques-Louis David, son sus retratos, tanto pintados como dibujados, los que se reconocen como su mayor legado. Sus expresivas distorsiones de la forma y el espacio le convirtieron en un importante precursor del arte moderno, influyendo en Picasso, Matisse y otros modernistas.
Nacido en el seno de una familia modesta en Montauban, viajó a París para estudiar en el taller de David. En 1802 debutó en el Salón y ganó el Premio de Roma por su cuadro Los embajadores de Agamenón en la tienda de Aquiles. Cuando partió en 1806 para su residencia en Roma, su estilo -que revela su estrecho estudio de los maestros italianos y flamencos del Renacimiento- estaba plenamente desarrollado, y cambiaría poco durante el resto de su vida. Mientras trabajaba en Roma y, posteriormente, en Florencia, de 1806 a 1824, envió regularmente cuadros al Salón de París, donde fueron criticados por los críticos, que consideraban su estilo extraño y arcaico. Durante este periodo recibió pocos encargos para los cuadros de historia que aspiraba a pintar, pero pudo mantenerse a sí mismo y a su esposa como retratista y dibujante.

Pronunciación de jean auguste dominique ingres

Jean Ingres fue un pintor neoclásico francés que se consideraba el protector de la ortodoxia académica francesa y luchaba contra la creciente popularidad del Romanticismo. También consideraba al líder del movimiento romántico, Eugene Delacroix, su némesis artística. Tal vez parte de su vehemente protección del estilo clásico de la pintura tuviera que ver con la temprana terminación de su educación. A los 11 años comenzó la Revolución Francesa, lo que alteró su infancia tradicional, que se convirtió en una fuente constante de inseguridad.
Como artista en ciernes, Ingres pudo observar los numerosos ejemplos de obras de arte famosas de Bélgica, Holanda y España, que habían sido saqueadas durante las hazañas de Napoleón, y que se encontraban en el Louvre. Tomó libremente prestadas sus interpretaciones clásicas y utilizó las técnicas en su propio arte, lo que llevó a muchos críticos a acusarle de saquear el pasado. En este sentido, sus primeras presentaciones en el Salón de París fueron muy mal recibidas. La humillación de Ingres fue tan profunda que juró no volver nunca a París. A lo largo de los primeros años de su carrera artística, su estilo pictórico, que enfatizaba la pureza del color y no empleaba el cambio gradual de color y sombreado como en las pinturas románticas, le valió muchas malas críticas. Irónicamente, sólo los artistas románticos, a los que tanto odiaba, reconocieron y apreciaron el talento de Ingres.

Antoine-l… barye

Jean-Auguste-Dominique Ingres (/ˈæŋɡrə, ˈæ̃ɡrə/ ANG-grə, francés:  [ʒɑ̃ oɡyst dɔminik ɛ̃ɡʁ]; 29 de agosto de 1780 – 14 de enero de 1867) fue un pintor neoclásico francés. Ingres estaba profundamente influenciado por las tradiciones artísticas del pasado y aspiraba a convertirse en el guardián de la ortodoxia académica frente al estilo romántico ascendente. Aunque se consideraba un pintor de historia en la tradición de Nicolas Poussin y Jacques-Louis David, son sus retratos, tanto pintados como dibujados, los que se reconocen como su mayor legado. Sus expresivas distorsiones de la forma y el espacio le convirtieron en un importante precursor del arte moderno, influyendo en Picasso, Matisse y otros modernistas.
Nacido en el seno de una familia modesta en Montauban, viajó a París para estudiar en el taller de David. En 1802 debutó en el Salón y ganó el Premio de Roma por su cuadro Los embajadores de Agamenón en la tienda de Aquiles. Cuando partió en 1806 para su residencia en Roma, su estilo -que revela su estrecho estudio de los maestros italianos y flamencos del Renacimiento- estaba plenamente desarrollado, y cambiaría poco durante el resto de su vida. Mientras trabajaba en Roma y, posteriormente, en Florencia, de 1806 a 1824, envió regularmente cuadros al Salón de París, donde fueron criticados por los críticos, que consideraban su estilo extraño y arcaico. Durante este periodo recibió pocos encargos para los cuadros de historia que aspiraba a pintar, pero pudo mantenerse a sí mismo y a su esposa como retratista y dibujante.

Édouard manet

Jean-Auguste-Dominique Ingres (/ˈæŋɡrə, ˈæ̃ɡrə/ ANG-grə, francés:  [ʒɑ̃ oɡyst dɔminik ɛ̃ɡʁ]; 29 de agosto de 1780 – 14 de enero de 1867) fue un pintor neoclásico francés. Ingres estaba profundamente influenciado por las tradiciones artísticas del pasado y aspiraba a convertirse en el guardián de la ortodoxia académica frente al estilo romántico ascendente. Aunque se consideraba un pintor de historia en la tradición de Nicolas Poussin y Jacques-Louis David, son sus retratos, tanto pintados como dibujados, los que se reconocen como su mayor legado. Sus expresivas distorsiones de la forma y el espacio le convirtieron en un importante precursor del arte moderno, influyendo en Picasso, Matisse y otros modernistas.
Nacido en el seno de una familia modesta en Montauban, viajó a París para estudiar en el taller de David. En 1802 debutó en el Salón y ganó el Premio de Roma por su cuadro Los embajadores de Agamenón en la tienda de Aquiles. Cuando partió en 1806 para su residencia en Roma, su estilo -que revela su estrecho estudio de los maestros italianos y flamencos del Renacimiento- estaba plenamente desarrollado, y cambiaría poco durante el resto de su vida. Mientras trabajaba en Roma y, posteriormente, en Florencia, de 1806 a 1824, envió regularmente cuadros al Salón de París, donde fueron criticados por los críticos, que consideraban su estilo extraño y arcaico. Durante este periodo recibió pocos encargos para los cuadros de historia que aspiraba a pintar, pero pudo mantenerse a sí mismo y a su esposa como retratista y dibujante.