Museo nacional de arte romano merida

Etimología de mérida

El Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) es un museo de arqueología situado en Mérida, España. Dedicado al arte romano, expone un amplio material procedente del conjunto arqueológico de Mérida (la colonia romana de Augusta Emerita), uno de los mayores y más extensos yacimientos arqueológicos de España, inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993[1].

La creación de un museo de arqueología en Mérida se produjo por primera vez mediante una real orden de 26 de marzo de 1838[2] Con motivo del bimilenario de la fundación de la ciudad, el museo fue refundado como Museo Nacional de Arte Romano en 1975[3] El edificio actual es obra del arquitecto español Rafael Moneo[4] Las obras se iniciaron en 1981[4] La nueva sede fue inaugurada el 19 de septiembre de 1986[4].

Museo de arte de madrid

Esta obra del prestigioso arquitecto riojano Rafael Moneo Vallés, con sus colosales dimensiones y el uso reiterado del arco de medio punto y el empleo de ladrillos y hormigón, recrea los grandes edificios de la época tardorromana, como las termas de Dioclitatianus de Roma o el mausoleo de Gordiano en Tesalónica.En su interior podemos admirar una de las mejores colecciones de esculturas y mosaicos romanos de la península. Visitando sus salas entenderemos cómo funcionaba una gran ciudad romana y cómo administraba una vasta provincia, la más occidental del Imperio Romano. La visita a este museo también nos permite acercarnos a diversos aspectos de la vida cotidiana de los primeros habitantes de Mérida.En su cripta se pueden encontrar, entre otros restos, restos de casas de las afueras de la ciudad decoradas con interesantes pinturas, así como algunas tumbas.

Esta obra del prestigioso arquitecto riojano Rafael Moneo Vallés, con sus colosales dimensiones y el uso reiterado del arco de medio punto y el empleo de ladrillos y hormigón, recrea los grandes edificios de la época tardorromana, como las termas de Dioclitatianus de Roma o el mausoleo de Gordiano en Tesalónica.En su interior podemos admirar una de las mejores colecciones de esculturas y mosaicos romanos de la península. Visitando sus salas entenderemos cómo funcionaba una gran ciudad romana y cómo administraba una vasta provincia, la más occidental del Imperio Romano. La visita a este museo también nos permite acercarnos a diversos aspectos de la vida cotidiana de los primeros habitantes de Mérida.En su cripta se pueden encontrar, entre otros restos, restos de casas de las afueras de la ciudad decoradas con interesantes pinturas, así como algunas tumbas.Web oficial

Museo nacional de arquitectura de arte romano

Fundada por los legionarios de Augusto en el año 24 a.C., Mérida se convirtió en la ciudad romana más importante de España al final del Imperio. Hoy en día, la presencia del Teatro y la Arena son una muestra impresionante de este pasado. No muy lejos de estas reliquias monumentales se encuentra el Museo de Arte Romano, construido sobre una parte de la ciudad romana aún enterrada. En el proyecto se percibe un cierto deseo de recordar y evocar el pasado romano. Además, es importante que el Museo, sin caer en una estricta imitación de la arquitectura romana, consiga el carácter y la presencia de un edificio romano: de ahí el protagonismo dado a la construcción como expresión de la arquitectura. De este modo, la construcción del muro -un muro de carga de mampostería maciza limado con hormigón- permite que la materialidad del muro de ladrillo romano se convierta al final en la característica más importante del Museo. Un sistema de muros paralelos se vacía mediante un gran arco, formando en la continuidad del espacio una perspectiva virtual, una nave que es el tema dominante del proyecto y el espacio principal para la exposición de objetos. Vistos perpendicularmente, los muros paralelos sugieren dramáticamente su función de tabiques de almacenamiento y hacen pensar en el Museo como una enorme biblioteca de restos de piedra.

Museo nacional de arqueología…

El Museo Nacional de Arte Romano tiene una larga trayectoria en programas de educación no formal, tanto en el ámbito escolar como en el de la educación de adultos. En el primero de ellos destacan las “Campañas Educativas”. Se ofertan a lo largo del curso escolar para alumnos de diferentes niveles educativos, de acuerdo con el programa anual de actividades del Museo, asociado a temas conjuntos, exposiciones temporales y/o al Ciclo Festivo Romano. También destacan los Talleres de Verano, que se celebran en el Museo desde hace más de 10 años, completando la oferta estival durante el periodo vacacional. Por último, en el ámbito de la educación escolar, destaca la celebración anual de la “Semana de la Ciencia”, cuya trayectoria en el Museo viene avalada por sus 30 ediciones, en las que el objetivo es dar a conocer la actividad científica del Museo, así como la forma de fomentar futuras vocaciones científicas.

– Programas de Cultura Científica: A lo largo del año se realizan actividades de transferencia científica dirigidas a la formación y educación de adultos, como los Ciclos de Conferencias, Cursos, Seminarios y Talleres de carácter monográfico.