Obras de santiago rusiñol

Juan gris

En 1888 se estableció como escritor, colaborando regularmente en el periódico La Vanguardia. En 1889 rompió los lazos con su familia, una ruptura que duró diez años, aunque mantuvo el contacto con su hija. Ese mismo año se fue a estudiar a París, donde vivió de forma intermitente durante la siguiente década.

También formó parte de las famosas tertulias de la cervecería Els Quatre Gats, en la calle de Montsió de Barcelona, regentada por Pere Romeu, lugar de encuentro social y sala de arte alternativa, y frecuentada por un joven Pablo Picasso. Mantuvo una estrecha amistad con el pintor Ramón Casas y el escultor Enric Clarasó hasta su muerte.

En las dos décadas siguientes, su prestigio creció en Barcelona a pesar de las desavenencias con los artistas y críticos novecentistas de la época (especialmente con el crítico de arte Eugeni d’Ors, que escribía en el periódico La Veu de Catalunya). En 1917, el gobierno francés le concedió la Legión de Honor.

Su obra suele representar escenas naturales de paisajes catalanes. También pintó escenas relacionadas con el trabajo y del paisaje urbano, mostrando personajes en actitudes naturales o ocupados en sus tareas cotidianas. Su obra fue generalmente bien recibida por la crítica de la época.

Santiago rusiñol biografía

En 1888 se estableció como escritor, colaborando regularmente en el periódico La Vanguardia. En 1889 rompió los lazos con su familia, ruptura que duró diez años, aunque mantuvo el contacto con su hija. Ese mismo año se fue a estudiar a París, donde vivió de forma intermitente durante la siguiente década.

También formó parte de las famosas tertulias de la cervecería Els Quatre Gats, en la calle de Montsió de Barcelona, regentada por Pere Romeu, lugar de encuentro social y sala de arte alternativa, y frecuentada por un joven Pablo Picasso. Mantuvo una estrecha amistad con el pintor Ramon Casas y el escultor Enric Clarasó hasta su muerte.

En las dos décadas siguientes, su prestigio creció en Barcelona a pesar de las desavenencias con los artistas y críticos novecentistas de la época (especialmente con el crítico de arte Eugeni d’Ors, que escribía en el periódico La Veu de Catalunya). En 1917, el gobierno francés le concedió la Legión de Honor.

Su obra suele representar escenas naturales de paisajes catalanes. También pintó escenas relacionadas con el trabajo y del paisaje urbano, mostrando personajes en actitudes naturales o ocupados en sus tareas cotidianas. Su obra fue generalmente bien recibida por la crítica de la época.

Miquel barceló

Nació en Barcelona en 1861. Fue discípulo de Tomás Moragas. Viajó a París en 1889, donde convivió con Ramón Casas e Ignacio Zuloaga. Se familiarizó con el simbolismo y la pintura al aire libre. A su regreso a España abre el taller-museo “Cau Ferrat” en Sitges, y asiste con frecuencia a las tertulias de Els Quatre Gats en Barcelona. Entre sus obras se encuentran dramas, gatadas (parodias), novelas y textos sobre la teoría del arte. “Anant pel món” de 1886, “Oracions” (1887) y “Fulls de la vida” (1889) son buenos ejemplos. La obra “L’Alegria que passa”, estrenada ese mismo año, se hizo muy popular. Su personaje “Señor Esteve”, prototipo de miembro de la burguesía local, fue muy popular tras la publicación de sus novelas y su adaptación al teatro. Murió en Aranjuez en 1931.

Hermeneg… anglada camarasa

En 1888 se estableció como escritor, colaborando regularmente en el periódico La Vanguardia. En 1889 rompió los lazos con su familia, ruptura que duró diez años, aunque mantuvo el contacto con su hija. Ese mismo año se fue a estudiar a París, donde vivió de forma intermitente durante la siguiente década.

También formó parte de las famosas tertulias de la cervecería Els Quatre Gats, en la calle de Montsió de Barcelona, regentada por Pere Romeu, lugar de encuentro social y sala de arte alternativa, y frecuentada por un joven Pablo Picasso. Mantuvo una estrecha amistad con el pintor Ramon Casas y el escultor Enric Clarasó hasta su muerte.

En las dos décadas siguientes, su prestigio creció en Barcelona a pesar de las desavenencias con los artistas y críticos novecentistas de la época (especialmente con el crítico de arte Eugeni d’Ors, que escribía en el periódico La Veu de Catalunya). En 1917, el gobierno francés le concedió la Legión de Honor.

Su obra suele representar escenas naturales de paisajes catalanes. También pintó escenas relacionadas con el trabajo y del paisaje urbano, mostrando personajes en actitudes naturales o ocupados en sus tareas cotidianas. Su obra fue generalmente bien recibida por la crítica de la época.