Cuentos infantiles 3 años

La hormiga y el saltamontes…

Los padres suelen preocuparse cuando su hijo o adolescente miente. Se preguntan si es motivo de preocupación o si es lo que se espera de la etapa de desarrollo del niño. Los padres tienen un papel importante a la hora de ayudar a sus hijos a aprender sobre la honestidad y la deshonestidad.
Los niños pequeños (de 4 a 5 años) suelen inventarse historias y contar cuentos. Se trata de una actividad normal porque disfrutan escuchando cuentos e inventando historias para divertirse. Estos niños pequeños pueden difuminar la distinción entre realidad y fantasía.
Un niño mayor o un adolescente puede decir una mentira para beneficiarse a sí mismo (por ejemplo, para evitar hacer algo o para negar la responsabilidad de sus actos). Los padres deben responder a los casos aislados de mentira hablando con su hijo sobre la importancia de la veracidad, la honestidad y la confianza.
A veces, los adolescentes no dicen toda la verdad en determinadas situaciones, como por ejemplo no decirle a un novio o novia todas las razones de una ruptura porque no quieren herir sus sentimientos. Aunque la comunicación honesta es importante, aprender a explicar cómo se siente uno de manera que también muestre preocupación por la otra persona es también una habilidad importante. Muchos adolescentes pueden mentir para proteger su intimidad o para sentirse psicológicamente separados e independientes de sus padres (por ejemplo, negando que han salido a escondidas hasta altas horas de la noche con sus amigos).

Ver más

Este es un esquema general de los hitos en el camino hacia el éxito de la lectura. Tenga en cuenta que los niños se desarrollan a ritmos diferentes y que pasan un tiempo distinto en cada etapa. Si le preocupa, hable con el médico de su hijo, con su profesor o con el especialista en lectura del colegio. La intervención temprana es fundamental para ayudar a los niños que tienen dificultades para leer.
Los padres y los profesores pueden encontrar recursos para los niños desde el preescolar. Las guarderías de calidad, los programas de preescolar y los hogares llenos de lenguaje y lectura de libros pueden crear un entorno para que se produzcan los hitos de la lectura.

Vamos, perro. ¡vamos!

Son los libros infantiles que regalas o compras para tu familia, porque tomarlos prestados de la biblioteca y leerlos una o dos veces nunca será suficiente. Son los que unen generaciones, los que quizá hayas leído de niño y los que te costará regalar cuando tus hijos los superen. Son los que tal vez tengas la tentación de conservar – “por si acaso”- para leer a los sobrinos que te visiten y, sólo tal vez, los que conserves el tiempo suficiente para leer a tus nietos. Eso, amigos, es lo que entendemos por clásico.
¿Qué es lo que realmente hace que un libro infantil sea un clásico? No es simplemente el valor de la diversión. No son los pop-ups ni los hologramas ni ningún otro truco divertido. No, es la capacidad de un libro para evocar la esencia de la infancia: lo que es ver el mundo a través de los ojos de un niño y sentir el mundo con el corazón de un niño. Es dar voz e historias a los niños sin condescendencia y con una comprensión poco común. Y, si no estamos endurecidos hasta la saciedad, puede incluso hablar a esa parte de nosotros que recuerda lo que era ser joven.

Blanco como la nieve

Dicho esto, recuerda que cualquier libro que le leas a tus hijos en voz alta fomenta la alfabetización. En otras palabras, cualquier libro que leas con un niño puede ser gratificante y convertirse en su próximo libro favorito. En cuanto al desarrollo a esta edad, estás enseñando a los niños la estructura de la historia y los personajes, a hacer la conexión de que esas líneas negras garabateadas son palabras que significan algo, así como a sostener un libro correctamente, entre otras cosas.
Atticus Caticus, de Sarah Maizes, ilustrado por Kara KramerUn niño y su adorable amigo el gato pasan un divertido día juntos en esta rítmica y entrañable historia con divertidas palabras inventadas y una dulce relación.  “Atticus Caticus salta…/SPLAT-a-tat-taticus!” Desde el despertar hasta el desayuno, pasando por la hora de acostarse en la que el gato duerme sobre su cabeza, estos dos mejores amigos siempre se divierten.
Not Now Cow de Tammi Sauer, ilustrado por Troy CummingsPerfecto para niños de preescolar, esta divertida visión de las estaciones muestra a los animales de la granja celebrando cada estación… con una vaca despistada que se viste con los trajes equivocados para el tiempo de cada estación. Es primavera y el Pato está ayudando a crecer, la Oveja está volando una cometa, y la Vaca está usando un sombrero, guantes y bufanda. “Oh, Vaca. Ahora no”, le dice el Gallo. Cada estación es la misma: los animales juguetones hacen actividades de temporada y Vaca aparece con algo que no está bien… ¡A los niños de 3 años les encantará!