Escritor griego novela policiaca

Serie de televisión de detectives griegos

Anne Zouroudi (nacida en Lincolnshire) es una novelista británica, autora de la serie Greek Detective. Su protagonista es Hermes Diaktoros, también conocido simplemente como “el gordo”. Anne Zouroudi fue preseleccionada para el Premio ITV3 de Novela Negra 2008 para Autores Revelación, y El Mensajero de Atenas fue preseleccionada para el Premio Desmond Elliott 2008 para primeras novelas con atractivo de boca en boca[1].
Anne nació en la zona rural de Lincolnshire, pero se crió en South Yorkshire. Después de trabajar en el sector de las tecnologías de la información[2] en el Reino Unido y Estados Unidos, Anne conoció y se casó con un griego y se instaló en Grecia. Ahora vive en Peak District con su hijo.

“yo y agatha christie”

Grecia es uno de los primeros países del sur de Europa en adoptar y desarrollar la novela negra. Las historias de detectives griegas se impregnaron de una manera peculiar. Eran imitaciones de historias protagonizadas por héroes conocidos como, Dupen, Holmes, Arsen Loupen, que eran conocidos por las traducciones de finales del siglo XIX.
Un acontecimiento importante fue la publicación por entregas de una novela, “Sherlock Holmes salva la vida del primer ministro griego Venizelos” en 1913, en una revista semanal. Era una novela original de un autor anónimo que imitaba el estilo de Conan Doyle. Venizelos era entonces una figura política destacada, que aparecía también en la famosa novela de espionaje Treinta y nueve pasos, de John Buckan, de 1915.
Entre 1936 y 1950, dos revistas muy populares, The Mask y Mystery, dominaron la escena griega. Recogían historias, principalmente de ficción pulp, en las que aparecían Pinkerton, Arsen Loupen, Holmes, Nero Woolf, Poirot, Lemmy K, The Sadow, etc. Las historias eran a menudo originales, escritas por autores griegos con seudónimos. A veces se utilizaban detectives grecoamericanos, como Nic Laertis, Nic Wallet, Jimmy Cristopher, Johnny Phill o Martin Meg. Sin embargo, el escenario de estas historias nunca era Grecia. Suelen estar ambientadas en Nueva York o en otras grandes ciudades americanas, de acuerdo con la creencia dominante de la época, expuesta por los editores de periódicos y revistas. Pensaban que a los lectores griegos les interesaban las aventuras detectivescas que tenían lugar en el extranjero.

Alex michaelides | las doncellas

Un thriller psicológico de suspense, con la sensación de un moderno El talentoso Sr. Ripley, Los destructores se sitúa en Patmos, la famosa isla del Apocalipsis.  Bollen, que ha sido comparado con Graham Greene y Patricia Highsmith, reúne a dos amigos de la infancia, Ian y Charlie, cuando el primero sigue la pista del rico y exuberante Charlie en Patmos, con la esperanza de participar en el éxito de su última empresa. Cuando Charlie desaparece de repente, Ian se ve atrapado en un engaño tras otro en este drama exuberante y apasionante sobre la identidad, el poder y el destino, los padres y los hijos… y las cosas en las que nos engañamos a nosotros mismos.
El protagonista más popular de Paul Johnston, Alex Mavros, viaja por toda Grecia, encontrándose con asuntos de intriga política, histórica y personal mientras realiza su trabajo como investigador privado. El conocimiento que Johnston tiene de Atenas y de la historia de Grecia, que actualmente vive en Nafplio, añade otra capa a las novelas de Mavros. Vale la pena leer todas las novelas de Johnston ambientadas en Grecia, pero el primer libro de la serie Mavros, Crying Blue Murder, es un buen punto de partida.    El libro sale de Atenas y se dirige a una pequeña isla de Paros, donde el marco histórico y los conflictos locales añaden más profundidad al misterio de Johnston.

Libros en la vida de val mcdermid

Hoy tenemos un post invitado escrito por un buen amigo mío, Mark Stephenson. Se trata de un repaso a sus novelas favoritas con trasfondo griego. De hecho, su amor por el país le ha inspirado a situar gran parte de su propia novela de debut, un thriller llamado El último mensajero, en la isla de Creta. Se publicará a finales de este año, así que esté atento. Mientras tanto, puede visitar su blog aquí.
Han pasado más de cuarenta años desde mi primera visita a Grecia. El colapso de la junta militar acababa de producirse y el turismo no era ni de lejos tan sofisticado como ahora. Había paquetes turísticos para las islas más grandes, como Corfú, Rodas, Creta y Kos, pero si se quería conocer la verdadera Grecia, lo mejor era volar a Atenas y dirigirse al Pireo y esperar lo mejor con un ferry. En aquella época, para ir de isla en isla había que disponer de mucho tiempo, ya que los horarios de los ferrys, a diferencia de lo que ocurre ahora, eran erráticos. No disponíamos de mucho tiempo, así que tomamos un viejo hidrodeslizador de fabricación rusa para ir a las islas Sarónicas de Poros, Hidra y Spetse, que estaban a poca distancia del puerto de Atenas. Estaba desesperado por ir porque acababa de leer El Mago. Mi lista es personal, sin ningún orden de preferencia. Si nos recomiendan otras novelas de ambientación griega que no están incluidas en esta lista, háganlo saber.