Lenguaje de señas español

Lenguaje de signos español la gente también busca

Desde un punto de vista estrictamente lingüístico, la lengua de signos española se refiere a una variedad de lengua de signos empleada en una extensa zona del centro-interior de la Península Ibérica, teniendo Madrid como epicentro cultural y lingüístico, con otras variedades utilizadas en regiones como Asturias, Aragón, Murcia, partes de Andalucía occidental y cerca de la provincia de Burgos[2].

La inteligibilidad mutua con el resto de las lenguas de signos utilizadas en España es, en general, alta debido a un léxico muy compartido. Sin embargo, la lengua de signos catalana, la lengua de signos valenciana y los dialectos de la lengua de signos española utilizados en Andalucía oriental, Canarias, Galicia y el País Vasco son los más distintivos desde el punto de vista del léxico (entre un 10 y un 30% de diferencia en el uso de los sustantivos, según el caso). Sólo las lenguas de signos catalana y valenciana comparten menos del 75% de su vocabulario con el resto de los dialectos españoles, lo que las convierte en dialectos especialmente marcados, distintos o incluso en lenguas separadas de la lengua de signos española, dependiendo de los métodos que se utilicen para determinar lengua frente a dialecto. Algunos lingüistas consideran que tanto éstas como la lengua de signos española son tres variantes de una lengua de signos polimórfica.

Alfabeto de la lengua de signos española

Formar profesionales para la interpretación y traducción en lengua de signos española desde una perspectiva lingüística y sociocultural, con un amplio conocimiento de la comunidad y la cultura sorda y sordociega.

Formar profesionales capaces de interpretar y traducir en lengua de signos española y utilizar los sistemas y recursos de apoyo a la comunicación y las técnicas acordes a cada situación, aportando al mismo tiempo información precisa sobre el entorno para contextualizar los mensajes.

¿Quieres saber más sobre este programa, la lengua de signos española y la comunidad sorda? Rellena el siguiente formulario e incluye cualquier pregunta que tengas. Esta información será enviada directamente a la escuela, y un representante responderá a su consulta.

Lengua de signos española para la familia

En este trabajo examinamos si la modalidad visual-gestual de las lenguas de signos facilita la iconicidad para diferentes tipos de significados léxicos que la modalidad auditiva-vocal de las lenguas habladas. Nuestro estudio analiza la iconicidad en los vocabularios de dos lenguas de signos -la lengua de signos americana (ASL) y la lengua de signos británica (BSL)- y de dos lenguas habladas -el inglés y el español-. Utilizando clasificaciones de iconicidad de signos y palabras recogidas previamente1, comparamos directamente cómo la semántica motiva la iconicidad en los léxicos de las cuatro lenguas diferentes.

Además, estudios comparativos -como el de Meir et al. (2013)- han observado que los patrones de iconicidad en el léxico de una lengua de signos pueden variar sistemáticamente entre lenguas. Por ejemplo, Padden et al. (2013) examinaron las estrategias icónicas que los signantes utilizaban para representar herramientas manuales (por ejemplo, peine, fregona, sierra de mano) en el ASL, la lengua de signos neozelandesa (NZSL) y la lengua de signos beduina Al-Sayyid (ABSL). Su análisis comparó el uso de tres estrategias icónicas primarias utilizadas por los signantes para representar los objetos: hacer señas como si manejaran el objeto (manejo); hacer señas como si usaran el objeto, pero con las manos formadas para mostrar cualidades de su forma (instrumento); y hacer señas como si las manos fueran el objeto, pero sin realizar su acción característica (objeto). Los resultados mostraron que, en comparación con los no signantes oyentes, los signantes de las tres lenguas preferían con más fuerza la estrategia de instrumento sobre la de manipulación. En particular, los signantes de las diferentes lenguas también mostraron diferentes inclinaciones: los signantes de ASL y ABSL mostraron una mayor preferencia por la estrategia de instrumento que los signantes de NZSL.

Aplicación de la lengua de signos española

ResumenLa base de datos LSE-Sign es una herramienta online gratuita para seleccionar materiales de estímulo de la lengua de signos española que se utilizarán en los experimentos. Contiene 2.400 signos individuales tomados de un diccionario de LSE estandarizado reciente, y otros 2.700 no-signos relacionados. Cada entrada está codificada para una amplia gama de información gramatical, fonológica y articulatoria, incluyendo la forma de la mano, la ubicación, el movimiento y los elementos no manuales. Se puede acceder a la base de datos a través de un sistema de búsqueda gráfico muy flexible, tanto en lo que respecta a las opciones de búsqueda disponibles como a la forma en que se muestran los resultados. LSE-Sign está disponible en el siguiente sitio web: http://www.bcbl.eu/databases/lse/.

Fiabilidad entre codificadoresComo se mencionó en la descripción del proceso de codificación, una prueba inicial de fiabilidad entre codificadores en una pequeña muestra de signos (n=10) reveló un alto grado de uniformidad entre los tres codificadores. Para medir la fiabilidad entre codificadores (IRR) de forma más exhaustiva, se recodificó una muestra de la base de datos para compararla con la codificación original. Como los codificadores originales ya no estaban disponibles para hacerlo, tres nuevos codificadores realizaron la recodificación. Los recodificadores eran investigadores oyentes muy competentes en LSE e intérpretes de lengua de signos cualificados (uno de los cuales era el coordinador del proceso de codificación original). Cada recodificador fue emparejado al azar con uno de los codificadores originales y se le asignaron 100 entradas que el codificador original había transcrito. Esto significó que se recodificaron 300 lemas (tanto signos como no signos), lo que representa casi el 6 % de la base de datos. Los recodificadores se sometieron a un proceso de formación similar para unificar los criterios de codificación, y el proceso de recodificación y la interfaz fueron los mismos que los empleados en la codificación original.Nota 5